Real Artists Ship…

Ha pasado mas de un año desde que me propuse crear mi blog para compartir ideas que puedan ser de interés de otras personas y aprender del feedback de ellas. Hace unas horas me pregunté, ¿Por qué he dilatado tanto la fecha de publicación de mi primer post?, y concluí que es por miedo.

Dice la leyenda que cuando el equipo creador del primer Macintosh vio que estaban muy atrasados en el desarrollo le pidieron a Steve Jobs aplazar el lanzamiento. Steve dijo categóricamente: «No… Real Artists ship.»

El comentario de Steve Jobs, Real Artists ship (traducido algo así como «Los verdaderos artistas liberan sus creaciones»), simboliza algo que veo a diario tanto en otras personas como en mi. Muchas veces creo cosas que no libero (entiéndase por «liberar» como el hecho de mostrar al mundo) porque creo que mi creación no es lo suficientemente perfecta y me propongo perfeccionarla lo más rápido posible. Finalmente, y casi en el 100% de los casos, nunca libero mi creación. Esta creación puede ser algo tan trivial como el post en un blog o un gesto a una persona, o tan importante como el resultado de un mega proyecto o la decisión de tener un hijo. La necesitad de perfección hace que dilatemos la liberación de nuestra creación y finalmente terminamos sin liberar nada.

¿Cuántas personas quieren emprender un negocio? ¿Cuantas de ellas están esperando el momento indicado? La mayoría… y me incluyo. Al parecer, los verdaderos artistas crean y cuando su creación está lo suficientemente buena como para representar el concepto básico de la misma, liberan. El primer Macintosh tenía varios bugs, entre otros, el equipo se quedaba pegado cuando se le insertaba un disco virgen.

¿Por qué tenemos esta obsesión con la perfección? Creo que nos fue inculcada desde pequeños. En el colegio nos enseñaron a no equivocarnos. Mientras más perfecto era nuestra respuesta, mejor nota teníamos. Supongo que esta educación puede servir para algunas situaciones en donde se necesita extremo orden y baja creatividad (Militares, Fábricas… incluso oficinistas de grandes empresas) pero no sirve para situaciones que fomenten la innovación.

Y así es como me di cuenta de que mi espíritu innovador estaba siendo frenado por un miedo a la falta de perfección infundido en mi desde que soy pequeño.

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s