¿Por que saboteamos nuestro Superpoder?

Siguiendo con la idea de mi último post ¿por qué tanta gente hace todos los días cosas para las cuales no son talentosos y si hace lo que hace todo el mundo?

Tengo un amigo que, desde muy pequeño, es excelente futbolista. Probablemente fué el mejor futbolista de Chile en algún momento. Sin embargo, él estudió una carrera tradicional y hoy está infelizmente trabajando sentado 8 horas al día en una gran empresa cuando podría perfectamente estar representando a Chile en el mundial de Sudafrica.

Supongo que este tipo de decisiones se toman por las siguientes razones:

1. Más fácil: Haciendo lo hace la mayoría es fácil ya que no necesito decidir qué hacer. Además generalmente lo que hace la mayoría no es lo que mejor hacemos. Si el talento de cada uno de nosotros estuviese justamente en la actividad que desarrolla la mayoría de la gente significaría que somos todos iguales y eso no es así. Es más fácil (en el corto plazo al menos) no desarrollar un talento porque esto requiere de mucho trabajo y dedicación. Malcom Gladwell dice en su libro “Outlayers” que para desarrollar un talento a la perfección se necesitan al menos 10.000 horas de práctica (!!).

2. Más seguro: Haciendo lo que hace todo el mundo se minimizan los riesgos de tomar una mala decisión sobre qué hacer. En nuestra cabeza hay una parte del cerebro (creo que que se llama Amígdala) que justamente se preocupa de nuestra supervivencia. Es la que nos dice que arranquemos ante un peligro. La Amígdala fué muy necesaria cuando el hombre era cavernícola, ya que lo mantenía vivo. Hoy también nos sirve, pero menos, ya que el desarrollo ha estandarizado los procesos que nos rodean. Hoy necesitamos negociar, no golpear. Compramos comida, no salimos en busca de una presa. Junto con este desarrollo social el hombre tuvo un desarrollo intelectual con la formación del lóbulo frontal del cerebro. Ésta es la parte del cerebro que nos ayuda a razonar, es decir, a pensar en relaciones causa-efecto sin mediar emociones. El problema es que muchas veces seguimos usando la Amígdala más que el lóbulo frontal y tomamos decisiones que son irracionales, pero parecen seguras.

Supongamos que un niño naturalmente se siente atraido a la guitarra. Luego, aprende a tocarla en tiempo record y pasa todo el día (y noche) felizmente tocándola. Cuando ese niño crece y debe decidir a qué se dedicará el resto de su vida, probablemente la Amígdala le dirá que ni cagando se le ocurra dedicarse a la música ya que podría terminar en una esquina tocando por una propina. Además, tocar guitarra significaría encerrarse a estudiar seriamente mientras que estudiando Ingeniería él podrá pasarlo bien y hacer como que estudia duro (for the record, yo estudié ingeniería).

Creo que nosotros saboteamos nuestros Superpoderes por un rezago cerebral. El mismo rezago que nos salvó la vida alguna vez hoy nos hace infelices.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Todos tenemos un Superpoder


Si tuviese que elegir el mejor consejo que he recibido en mi vida es este: Encuentra tu talento y cultívalo. Lo leí por primara vez en el libro “First Break All The Rules” de Marcus Buckingham y cia. Hasta ese entonces yo entendía que uno debía obviar sus talentos (pensaba que no es necesario trabajarlos ya que somos naturalmente buenos en ellos) y reforzar sus debilidades.

Trabajar usando nuestros talentos siempre nos dará una gran ventaja y opacará lo mal que hacemos las cosas para las cuales somos débiles. Un talento es para nosotros lo que un Superpoder es para un Superheroe.

Es increíble cómo las empresas capacitan a sus trabajadores en sus debilidades, esperando que ellos puedan desarrollarlas al mismo nivel que sus talentos. Eso no es posible. De la misma forma como no imagino a Súperman escalando murallas, no imagino, por ejemplo, a Kramer modelando el comportamiento de las acciones. Claramente Súperman y Kramer son ejemplos de éxito y esto se debe a que usan y desarrollan sus talentos.

Me pregunto entonces, ¿por qué tanta gente hace todos los días cosas para las cuales no son talentosos y si hace lo que hace todo el mundo?

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 2 comentarios

The Hedgehog concept.

Lejos el mejor libro de negocios que he leído es Good to Great, de Jim Collins. Lejos.

El libro es el resultado de un estudio hecho sobre muchas empresas americanas que comparten algo en común: El valor de mercado de esas empresas tuvo un crecimiento descomunal en una industria que no sufrió mayores cambios, o que incluso bajó.

Lo mejor del libro es que toda conclusión es respaldada con datos. No hay filosofía e ideas vagas. Si bien esto es normal en literatura científica, no lo es en literatura de negocios.

Se destacan 7 razones que hacen distintas a estas empresas, y de ellas la que más me impresionó es “The Hedgehog Concept”, o el concepto del puerco espín.

Este concepto es parte de la cultura popular en USA y conozco dos explicaciones para su origen, la que muestra el libro (de origen Griego) y otra que no recuerdo donde la leí. Me quedo con la segunda. Ésta nace de una fábula en la que un puerco espín (un animal tradicionalmente considerado lento, así como nuestras tortugas) hace una carrera de con un zorro. La fábula es mas o menos así:

Parte la carrera y el zorro aventaja rápidamente al puerco espín. Es tanta la ventaja que el zorro aprovecha de hacer otras cosas como cazar saltamontes. Cuando está cazando saltamontes se encuentra con un árbol de manzanas y, viendo que la ventaja con el puerco espín es aún grande, se dedica a comerlas. Cada manzana era más deliciosa que la anterior, por lo que recorre el árbol entero buscando más manzanas. Este recorrido lo lleva a encontrarse con su bocado favorito: Las bayas. Ahí se queda el zorro comiendo bayas, y antes de que se dé cuenta el puerco espín llega a la meta.

La enseñanza de la fábula es clara: Para lograr objetivos hay que enfocarse.

Esto suena obvio y simple de hacer, pero en realidad es muy difícil. A mi me cuesta mucho, y he visto que esto se repite en otras personas. El libro demuestra que las empresas exitosas mantuvieron un foco fijo durante todo el periodo de extrema valorización de las mismas.

Otro concepto interesante que se deriva del concepto de puerco espín es que el objetivo que buscan las empresas exitosas no es necesariamente ni el más popular ni el que retorna una mayor inversión. El objetivo que estas empresas buscan es el más alcanzable dada las particularidades de la organización. Éstas particularidades son:

1. Pasión: El objetivo debe apasionar a los ejecutivos. No es un objetivo racional para ganar dinero. Para los ejecutivos es mas bien algo muy emocional, casi religioso, algo que hace justicia en un ambiente injusto, o algo que realmente beneficia a la humanidad. EL objetivo nace desde la pasión, y no al revés. No tiene sentido pensar “ok, ahora vamos a enfocarnos en el negocio de los pañales… ¡debemos apasionarnos con eso!”. Primero se encuentra la pasión que une a la organización y luego se comienza a definir el objetivo. Para los ejecutivos de Philip Morris (una empresa productora de cigarrillos, tipo chiletabacos. Fué parte de las empresas del estudio) los cigarrillos eran una de las cosas que realmente hacían que la vida valiera la pena. Todos ellos eran apasionados consumidores de sus propios productos.

2. Talento: No tiene sentido plantearse un objetivo para el cual no hay talento. Es importante que las empresas (al igual que las personas) aprendan cuáles son sus talentos. Kimberly-Clark tenía un talento: Naturalmente creaban productos que eran lo mejor de la categoría y finalmente el nombre del producto pasaba a ser sinónimo del nombre de la categoría (ej: Kleenex=paños de limpieza, Ladysan (de P&G, no Kimberly Clark)=toalla higiénica). Eso demuestra una capacidad de Marketing superior.

3. Respaldo Económico: Si solo fuera por pasión y talento yo sería músico y no lograría mi objetivo de ser el mejor músico porque en Chile la música (y el arte en general) no tiene una demanda suficiente como para incentivar su desarrollo. Marcus Buckingham, un hombre que ha dedicado su vida a estudiar el talento en las personas, le llama a los objetivos elegidos por pasión y talento, pero que no tienen un respaldo económico, como “Hobbies”. El objetivo de la empresa debe tener un beneficio económico y medible. Gillete se enfocó en aumentar sus utilidades por cliente en vez de sus utilidades por línea de producto para que así el indicador reflejase el valor de los productos de baja utilidad.

Para mi, ésto es extremadamente poderoso. Yo he tomado decisiones importantes en mi vida usando este modelo.

Good to great es un libro que me tocó profundamente y me afectó tanto en mi vida personal como profesional. Más adelante comentaré otras conclusiones del mismo libro.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Zombies en la pega.

Un amigo, al que llamaré Jacinto, me contó que tuvo el diálogo con un compañero de pega, al que llamaré Godofredo:

– Jacinto, necesitamos implementar un sistema de charlas motivacionales para nuestros empleados. ¿Se te ocurre a qué empresa contactar para que se encargue de las charlas?
– Godofredo, ¿Por qué implementar charlas motivacionales?
– Estamos vendiendo poco y necesitamos motivar a nuestra gente para aumentar la venta.
– ¿Como es eso de que estamos vendiendo poco? Yo veo números muy buenos… ¿Y quién te dijo que para motivar a una persona basta con hacerle una charla?
– Los números son buenos comparados con el año anterior, pero son malos comparados con nuestra competencia.

Godofredo es lo que yo llamo un Zombie en la pega. Alguien que no entiende lo que pasa a su alrededor, pero sabe que haciendo o diciendo lo que hacen o dicen todos no tendrá problemas.

Lo que los Zombies no saben es que mas temprano que tarde si tendrán problemas. Las nuevas tecnologías y la globalización asociada a esas tecnologías ya no permite que un Zombie pase piola. Ese Zombie ya no compite solo con el Zombie del lado. Sin que él lo sepa, cada día se agregan nuevos competidores a su carrera, y muchos de ellos están muy bien preparados.

Godofredo es un Zombie que trabaja en Recursos Humanos dentro de una Empresa Chilena. Haciendo una búsqueda de su perfil en linkedin encuentro a 2.361 profesionales que compiten con él.
Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Real Artists Ship…

Ha pasado mas de un año desde que me propuse crear mi blog para compartir ideas que puedan ser de interés de otras personas y aprender del feedback de ellas. Hace unas horas me pregunté, ¿Por qué he dilatado tanto la fecha de publicación de mi primer post?, y concluí que es por miedo.

Dice la leyenda que cuando el equipo creador del primer Macintosh vio que estaban muy atrasados en el desarrollo le pidieron a Steve Jobs aplazar el lanzamiento. Steve dijo categóricamente: “No… Real Artists ship.”

El comentario de Steve Jobs, Real Artists ship (traducido algo así como “Los verdaderos artistas liberan sus creaciones”), simboliza algo que veo a diario tanto en otras personas como en mi. Muchas veces creo cosas que no libero (entiéndase por “liberar” como el hecho de mostrar al mundo) porque creo que mi creación no es lo suficientemente perfecta y me propongo perfeccionarla lo más rápido posible. Finalmente, y casi en el 100% de los casos, nunca libero mi creación. Esta creación puede ser algo tan trivial como el post en un blog o un gesto a una persona, o tan importante como el resultado de un mega proyecto o la decisión de tener un hijo. La necesitad de perfección hace que dilatemos la liberación de nuestra creación y finalmente terminamos sin liberar nada.

¿Cuántas personas quieren emprender un negocio? ¿Cuantas de ellas están esperando el momento indicado? La mayoría… y me incluyo. Al parecer, los verdaderos artistas crean y cuando su creación está lo suficientemente buena como para representar el concepto básico de la misma, liberan. El primer Macintosh tenía varios bugs, entre otros, el equipo se quedaba pegado cuando se le insertaba un disco virgen.

¿Por qué tenemos esta obsesión con la perfección? Creo que nos fue inculcada desde pequeños. En el colegio nos enseñaron a no equivocarnos. Mientras más perfecto era nuestra respuesta, mejor nota teníamos. Supongo que esta educación puede servir para algunas situaciones en donde se necesita extremo orden y baja creatividad (Militares, Fábricas… incluso oficinistas de grandes empresas) pero no sirve para situaciones que fomenten la innovación.

Y así es como me di cuenta de que mi espíritu innovador estaba siendo frenado por un miedo a la falta de perfección infundido en mi desde que soy pequeño.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario